lunes, 30 de agosto de 2010

El camino de los globos ~


Horas y horas sentada frente a la ventaba deliberando que hacer con el asunto. No todos los días a una se le aparece un globo azul en la ventana… y no era solo azul, era ese globo azul que toda niña quisiera tener, un globo con la forma justa, y la cantidad de aire suficiente para sobrevolar océanos, mares, ríos, montañas, ciudades, bosques… tantas cosas. Siempre me interesaron los globos, los que se encuentran en la vida ¿Nunca nadie se puso a pensar el camino de los globos? Los globos viajan con el viento hacia donde él los lleve. Siempre consideré que era importante el hallazgo de un globo, era saber que alguien me lo había mandado, que alguien se había tomado la amabilidad de mandarme un globo o que un globo había considerado elegirme como próxima parada (o el viento, porque para el caso es lo mismo)
¡Saber de quien era ese globo! Siempre con el mismo interrogante, años y años… y sin lograr descubrirlo. Tal vez era del baile real de una princesa, o de la fiesta de cumpleaños de un oso… o simplemente era de la niña que se lo sacó en la feria. Pensándolo bien, pobre niña… perdió su globo, aunque a mi nunca me haya afectado perderlos, creo que si un globo se va, es porque es hora de que siga su camino, una no se puede aferrar a cosas que ya de por si son libres en su esencia, porque de lo contrario lo que termina pasando, es el fin de la historia de un globo, quien no tuvo historia que contar, que termino sus días aferrado al piso de una habitación, entre cuatro paredes, y sin encontrar su escalera en el viento susurrante.
Prosiguiendo, hay algo que en mi, que siempre le dio al globo su esencia, porque hay globos azules, millones, y hay miles globos de la fiesta de la princesa rondando por allí… pero ningún globo comparte el camino con otro, a no ser que sea su compañero en un nudo. Los globos son libres y solitarios, los globos bailan con el viento y se dejan llevar… los globos son rosas, verdes, de feliz cumpleaños, de feliz bautismo, lisos, de casamientos, con helio, o con aire, y puede haber millones de globos estéticamente iguales, pero dos globos nunca van a hacer el mismo camino.
En conclusión, muchos globos pueden elegir terminar (o tomar un descanso) en mí… pero ninguno va a llegar de la misma manera, y ninguno va a ser recibido de la misma forma.
En fin… el globo enganchado en la rama, decidió seguir su camino, nuevamente acompañado y con ayuda de su fiel compañero… el viento. Hacia otra persona, hacia otros caminos, decidió seguir volando, y yo me levanto, salgo, y camino despacio.


Bajo la lluvia, a orillas del mar, y con viento en contra, grandes cosas se pueden hacer, tal vez tengo suerte y encuentro algún globo que pueda contarme su historia.

2 comentarios:

Nico / Nicolino dijo...

No se si te acordas de mi tatuaje en la pierna, o si lo viste tampoco... pero al toque me acordé al leer todo esto.
Es la tapa del CD Atrapasueños de Carajo... y justamente hay un muchachito agarrado a un globo y como volando con él.
Fijate en internet o en mi facebook que está la foto, la tuve de perfil y tmb en un albúm de tattoos mios...

En fin... yo creo que todos, cada uno de nosotros, somos un globo, que va volando con el viento por el camino de la vida, y aunque nos aferremos a algo, tarde o temprano nos terminamos soltando de todo, y seguimos vuelo hacia nuevos aferros.
Algunas despedidas son lindas, otras no tanto... pero es la vida, no?

este tema da para hablar mucho rato...

Increíble Lara, me encantó este... besos!

Lucy in the sky. dijo...

¡Qué lindo! *___* ♥. Me encantó la concepción viajera que le aportás al globo ♥.
No ví Un lugar llamado Notthing Hill, así que no se si esto es parte de la película o es de tu autoría. Igual supongo que lo escribiste vos, así que felicitaciones. Re lindo :).