jueves, 29 de diciembre de 2011

Le falta de acá, le sobra de allá, retocandolo..



Estoy segura de que no soy la única que pasa por esto, ni es la única vez que va a pasar, aunque inconscientemente ruego porque si. Muchas veces dije sufrir, sin saber que era realmente sufrir, dije tantas palabras sin evaluar su real dimensión, y al mundo le va mal gracias a eso por lo general, porque nadie piensa en la inmensidad de las cosas, si no imaginamos la de una simple palabra, como vamos a imaginar la inmensidad de cosas mas complejas?
En fin, a lo que iba es, simplemente que tengo quince años, y lloro por amor. Esta mal. Esta bien. Lo que sea que a cualquiera se le ponga en la cabeza es aceptable, después de todo es su cabeza, aunque estoy segura que cualquier que evalúe esto con un bien o un mal (capas un "que pelotuda"), no va a pensar ni en la dimensión de la palabra, ni en lo que yo pase, ni en mi personalidad, ni en miles de cosas que juegan en todo esto, y eso se llama juzgar.
Nunca fui de esas chicas que les gusta salir, ahora todo esta muy adelantado y si yo fuera de ese tipo de gente hubiera empezado a salir a los 13 años, si, a los 13 años, una pelotudes. Odio salir, sinceramente, me gusta juntarme con mis amigos a tocar la guitarra con una cerveza, nada mas, no me gusta ir a los boliches a ver mil personas ebrias, chicos con hormonas por los cielos que buscan chicas menores porque en estas épocas son mas fáciles, y no lo dudo, lo afirmo, son mas fáciles. En fin, no me gustan esas cosas, y como soy así, tampoco me gusta andar de chico en chico como si fuera una calesita que vas probando todos los caballitos. A mi me gusta ser así, como soy, media chapada a la antigua, pero también me costo tantas lagrimas, que a veces preferiría ser de las que nunca sintieron nada, de las que no saben que es querer a alguien, porque cuando las cosas salen mal no es lindo saben? En una película decía que todas las mujeres imaginamos ser la excepción y que no es así, existen una regla para que haya una excepción, y la regla es la que la mayoría de la gente es. A nadie le gusta ser la regla, pero hay mas posibilidades de ser regla que excepción y no al revés como pensamos siempre.
Yo sola me suelo excluir muchas veces, de todo, sea un grupo social, un grupo de deporte, un grupo en la escuela, busco dos o tres personas y me quedo con esas, porque creo que me da miedo tener mas personas dándome vueltas, preguntándome cosas, interesándose por mi, porque la gente se interesaría por mi? Supongo que en algún momento nos hacemos esa pregunta, por lo general el ¿Porque el/ella se interesa en mi? Y eso yo nunca me lo había preguntado y nunca me lo pregunte siquiera en todo este tiempo, y eso que soy una persona insegura, super insegura, que piensa que todo el que se me acerca lo hace con alguna intención. En este caso solo intente dar lo mejor de mi sin hacerme tantas preguntas, lo que paso fue que ese "tantas" terminaron siendo muchas igual, y todo fue muy... lleno de preguntas. Es "normal" que cuando uno experimenta cosas haga preguntas, o se haga preguntas, lo malo fue que soy tan cerrada que no pude hacerle preguntas a la gente indicada como tías o primos que hayan pasado por esto, sino que me hice preguntas a mi misma, todas las preguntas me las hacia a mi, eramos dos inexpertas tratando de resolver preguntas, se entiende a lo que voy?
Después de todo eso uno siente culpa de haber escarbado tanto con preguntas, y romper miles de cosas, puramente por su culpa.
Aunque lo mas feo de todo esto, fue llegar al final y ver todo en realidad, ver que muchas preguntas fueron en vano, que en la vida no hay que saber todo, y ni siquiera en una relación, hay que tener confianza, y eso es lo que me falta a mi, pero no confianza en aquel otro, sino confianza en mi misma, en que aunque sea una inexperta puedo hacerlo. En la vida somos inexpertos, y sin embargo no nos tiramos abajo, nadie es experto en vivir, y no bajan los brazos por eso.
Nunca llore, lo que hace un mes, me di cuenta que no se superar las cosas, que lo único que hago es añorar el pasado, y no es lo que hay que hacer en la vida, hay que seguir, me encantaría abrir la cabeza y parar de llorar, pero nadie en entiende que es mas fuerte que yo, y que no puedo, sinceramente son esas dos palabras, no puedo.
Esta historia abarca todo el 2011, desde ese 24 de enero y no se cuando termina, todo este año fue esta historia, y que funcione o no, que esté bien o mal, vivirlo con vos para mi es la gloria.

No hay comentarios: