jueves, 11 de octubre de 2012

Ya no hay forma de pedir perdón.



Recordar. Cerrar los ojos. Lagrimas que caen. Suspirar. Tranquilizar. Esperanzar. Destrozar. Suspirar de nuevo. Inclinar las comisuras hacia el cielo. Inclinarlas un poco mas. Inclinarlas otro poco. Fingir la sonrisa. Fingir la tranquilidad. Fingir la felicidad. Fingir. Salir y finir. Luchar. Luchar. Salir. Luchar. ¿Aceptar?

El perdón es divino, pero las oportunidades no lo son. Aceptar que algo no tiene mas oportunidades es mas divino que el perdón, tener el valor de elegir no dar mas oportunidades de que algo siga destruyendo todo lo que cuesta una vida armar, eso creo yo que es divino.
Perdonar solo ayuda, en algun momento, a olvidar.

Simplemente te diria...

Ahora tu cuerpo es sacudido por
pesadillas. Ya no eres
el mismo: el que amó,
que se arriesgó.
Ya no eres el mismo, aunque
tal vez mañana todo se desvanezca
como un mal sueño y empieces
de nuevo.
Tal vez
mañana empieces de nuevo.
Y el sudor, el frío,
los detectives erráticos,
sean como un sueño.
No te desanimes.
Ahora tiemblas, pero tal vez
mañana todo empiece de nuevo.

No hay comentarios: