jueves, 13 de diciembre de 2012

Nadie nos prometió un jardín de rosas



Hará casi un año tuve la primer oportunidad de elegir que quería si luchar o encaminarme para otro lado, y decidí luchar. Hace unos pocos meses atrás tuve el mismo cuestionamiento, no mio sino de factores externos, y elegí otra vez que quería luchar. Luchar por el valor que puede llegar a tener una persona, ¿luchar por un capricho? Cada uno lo ve como quiere, pero creo sostener que mas que un capricho tengo la meta de conseguir ser alguien, quiero ser yo, y tengo mis formas de querer ser yo, y tal vez también tengo la meta de ayudar por lo menos a una persona a que sea quien quiera ser si no puede solo... Se ve que soy bastante insistente en lo que creo que va a salir, muchas veces se me venia a la cabeza un Basta, cuando te vas a fijar en vos? Así  toda desarreglada, ojerosa y despeinada? y después pensaba que no quería que nada se caiga de donde estaba, que casualmente yo siempre sentí que estuvo en mis manos... y que si yo las usaba para mi todo lo otro se iba a derrumbar. Por suerte después entendí que tenemos dos manos, y que si bien nunca renuncié a poder lograr lo que me había propuesto me di cuenta que podía dejarme una libre para pensar en mi, para luchar por mi!
Tengo esa maniática cualidad de cargarme a personas a mis espaldas, cada uno a medida que le van pasando las cosas le queda un raye, como si fuera una cicatriz... tal vez sea la cicatriz de haber crecido cargándome en mi misma espalda, algo redundante ya que gracias a que me tuve en mi espalda pude crecer. La cuestión es que tal vez muchas veces necesito saber que soy alguien para alguien mas, necesito saber que todo eso que yo me di, puedo dárselo a alguien mas, o creo yo que será eso. Me lastimaron mucho y nunca tuve un rencor, o si lo tuve fue por un tiempo pero cuando alguien me necesitó siempre estuve ahí, pero se que algún día voy a necesitar enojarme con alguien, voy a necesitar que me den, porque dar no es dar.


Tendré que hacer lo que es y no debido, 
tendré que hacer el bien y hacer el daño. 
No olvides que el perdón es lo divino 
y errar a veces suele ser humano!

No hay comentarios: